Hasta nunca, cocodrilo

 

 

See you later, alligator es una canción compuesta por Bobby Charles en la primera mitad de los años 50 del siglo pasado. A mí la versión que siempre me hizo gracia fue la de Dr. Feelgood, ese grupo que fue estupendo durante unos años y se quedó en nada. Lo del alligator o cocodrilo viene por el origen cajun del compositor.

*

No hace falta que busque problemas, basta con quedarme muy quieto y ellos acuden solos.

*

Cuando dos enemigos tuyos se juntan, uno con agravios viejos y el otro con nuevos, te puedes ir preparando porque la cosa echa chispas: ambos alimentan las respectivas calderas y cobran nuevos bríos para la puñalada tripera, el asalto a traición o la espera nocturna y alevosa.

*

Los principios son muy caros de mantener y, como para cualquier otra cosa cara, hay que poseer recursos suficientes para soportar el gasto, en este caso moral.

*

Resulta interesante saber que, por muy viejo que sea el enemigo que antes fue amigo, siempre queda en el fondo de nosotros un leve chispazo de reconocimiento implícito hacia quien, en otros tiempos, nos alegró la vida. Eso queda anegado por la manía del presente pero, a nada que nos detengamos a pensar, nos daremos cuenta de que es así.

Se apaga antes, y con menos rescoldo, la amistad que una enemistad profunda. En el fondo de la hoguera, repito, siempre queda alguna brasa por pequeña que sea.

*

Nunca pensamos merecer lo que los demás nos hacen. Hay, además del daño o, mejor, envuelta en él, una sorpresa con la que no podemos batallar. Un “también tú, hijo mío” que nos delata, que expresa bien a las claras que, cuando infligíamos golpes, nunca pensamos que estos nos serían devueltos con mayor saña o sangre.

*

La sorpresa, mucho más que el miedo o la risa, es lo realmente humano. Cuando la perdemos se puede decir que hemos perdido lo que nos quedaba de vida.

*

Me levanto siendo noche cerrada a tomar mis primeros medicamentos, un protector estomacal, vitaminas y hierro. Ya hace frío por las mañanas pero todavía no se ha congelado la fuente. Los peces de colores murieron sin que haya una explicación razonable pues el agua está limpia y fluye en circuito cerrado por medio de una pequeña y silenciosa bomba que queda oculta, es decir, contiene suficiente oxígeno para garantizar la vida de estos pequeños, tranquilos y coloridos seres.

*

Hace unos días salí a la puerta de casa y, mientras esperaba, pude ver a uno de los gatos de Felipa dando caza a un canario que no sé de qué jaula se habría escapado. El gato se acercó con movimientos lentos y electrificados y, cuando el pájaro echó a volar, hizo un jerebeque en el aire, casi suspendido, para intentar alcanzarlo. No lo consiguió y el canario se perdió entre los tejados de las casas vecinas.

*

Un poco de suspicacia es un signo de inteligencia, aviva la mente y nos mantiene alerta. El exceso de ella tiende a perdernos y con facilidad se convierte en paranoia, el mal de nuestro tiempo.